El salario mínimo mexicano es uno de los más bajos en Latinoamérica

Inicia 1er Encuentro Internacional en Responsabilidad Social Empresarial

México tiene uno de los salarios mínimos más bajos de América Latina, que no garantiza condiciones de vida dignas para los trabajadores y atenta contra los derechos humanos. En contraste, hay empresarios mexicanos que figuran entre los más ricos del mundo, afirmó el doctor óscar Felipe García, coordinador del área del Programa Capital Humano e Innovación Social del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la UdeG, quien impartió la conferencia "Salud mental y productividad" en el aula de usos múltiples de la Biblioteca Pública "Juan José Arreola".

 

Hay países como Colombia, Brasil, Perú, además de Sudáfrica, que tienen salarios mejores que en México, porque aquí no garantiza condiciones óptimas de vida ni siquiera de una persona. Tiene que revisarse para que se incremente a más del doble.

 

"No podemos conformarnos con decir que somos productivos y que tenemos grandes empresarios, pues tenemos salarios -en ocasiones- bajo condiciones de miseria y explotación que no son dignas y violentan la Constitución y los pactos internacionales sobre el derecho al trabajo".

 

El salario mínimo en México puede generar, a quien lo recibe, una sensación de desesperanza, agotamiento e impotencia. Destacó que hay trabajos donde explotan a la gente, no le garantizan la seguridad social y ésta no tiene derecho a un día de descanso. "Eso, además de ser indigno, puede terminar generando afectaciones en la salud mental e incidir de manera negativa en la capacidad de cada persona de sentirse bien consigo misma".

 

Felipe García añadió que en el país las personas invierten hasta 80 % de su tiempo en el trabajo, pero laborar ocho horas no les garantiza a muchos mexicanos tener una vida digna. Tienen que tener dos fuentes de ingresos, y laboran hasta 12, 16 o más horas para lograrlo. En ocasiones trabajan todos los miembros de la familia para obtener un sustento.

 

Señaló que en México mucha gente trabaja por horas, bajo contrataciones muy flexibles. Este fenómeno es creciente a nivel América Latina. Y añadió que tienen que generarse políticas públicas que obliguen a la regulación y cumplimiento de garantías enfocadas a condiciones dignas de trabajo.

 

Texto: Martha Eva Loera

Fotografía: Norma Ruiz